Buscar este blog

Cargando...

domingo, 12 de abril de 2015

La Mirada - Lopez Murphy - 30-03-2015

Desafíos de las reformas liberales en América Latina: Ricardo López Murphy - UElCato FPP 2014

López Murphy: “La continuidad del modelo es inviable, gane quien gane”

  •   |

  • El exministro de Economía manifestó que “el Gobierno tomó la decisión de atrasar el tipo de cambio, atrasar las tarifas públicas todo eso para tratar de llegar sin que haya una crisis cambiaria”, pero la discusión más compleja es si lo va a lograr”. También advirtió por el serio problema de competitividad.

    Escrito por 

    Ricardo López Murphy.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El exministro de Economía, Ricardo López Murphy, habló sobre el futuro inmediato del país luego de las elecciones generales de octubre y planteó en ese sentido que “hay en la población una fuerte preocupación entre la continuidad y el cambio”.

    “Mucha gente tiene mucho temor que el cambio sea muy traumático y apuesta a la continuidad como una forma de preservar lo que tiene”, expuso, para luego dar cuenta que “hay gente que apuesta por el cambio y ahí hay un dilema mal planteado, porque la continuidad es inviable, no va a haber continuidad”.

    Y argumentó: “las reservas se están acabando; la pérdida de competitividad es muy aguda; no va a haber continuidad, pero mucha gente de una manera casi mágica aspira a que las cosas no se muevan”.

    “Gane quien gane va a haber un cambio, de lo único que estoy seguro es de eso”, exclamó López Murphy en declaraciones a Radio La Plata FM 90.9.

    Sobre la inflación, dijo que “bajó con respecto al año pasado, donde estuvo entre 38 y 40 % y hoy está en un 30 %”, pero cayó “porque se atrasó el tipo de cambio y las tarifas públicas están aún debajo del tipo de cambio. Hay un problema en la competitividad de la economía. Esto va a ser un costo importante para la próxima gestión”.

    “El Gobierno tomó la decisión de atrasar el tipo de cambio, atrasar las tarifas públicas todo eso para tratar de llegar sin que haya una crisis cambiaria. La discusión más compleja es si lo va a lograr”, analizó el economista.

    En tanto, el fundador del partido Recrear advirtió que “va a haber una fuerte corrección cambiaria con levantamiento o no del cepo” y “se podría establecer un tipo de cambio financiero y turístico, poner al dólar libre y dejar las operaciones comerciales. Se puede hacer y se evitaría la enorme pérdida de reserva que tenemos todos los meses”.

    “Hoy hay un problema muy serio de competitividad, la exportación argentina está en el 20 %, usted va a todos los sectores productivos y están todos quebrados, el tipo de cambio que era 12 y 13 en 2007 ahora es 9”, graficó.

    Y sentenció: “el Gobierno sostiene los subsidios con la recaudación, con la emisión y con el endeudamiento” y “una forma de no pagar deuda es no pagarle los juicios a los jubilados”. (ANDigital)

    La oportunidad perdida








    El lunes 5 de marzo de 2001, el presidente, Fernando de la Rúa, me designó ministro de Economía, Infraestructura y Vivienda. La situación en ese momento era compleja, difícil e incierta, pero creía entonces −y sigo creyendo ahora− que, por medio de una gestión apropiada, que requería un firme ajuste coyuntural, era posible reencauzar la marcha del proceso económico hacia una dirección promisoria.

    Quince días más tarde, el mismo presidente le había retirado el respaldo al plan que habíamos presentado y debí dejar el cargo junto a una gran parte del equipo −integrado por profesionales de elevadísimas calificaciones técnicas y morales− que me había acompañado. De la Rúa entendió que las resistencias que nuestro programa suscitaba en la coalición de gobierno tornaban inconveniente mi permanencia en el ministerio.

    La complicaciones coyunturales se derivaban de la combinación de tres factores que era improbable que se produjeran en forma simultánea pero que, azarosamente, coincidieron: 1) la crisis de las economías del sudeste asiático, que provocaron una baja a menos de la mitad del precio promedio de las commodities exportadas por la Argentina; 2) la crisis rusa, que derivó en el cierre de los mercados de capitales para los países emergentes; 3) la fuerte devaluación de Brasil.

    A esos tres imponderables se sumaron dos componentes locales: 4) un sistema monetario-cambiario −la convertibilidad− que era sólido para enfrentar dificultades que estuvieran originadas en mecanismos monetarios pero, por las mismas razones, era menos apto para soportar adversidades provenientes de los procesos económicos reales, como una baja de precios de las commodities o una brutal devaluación de nuestro gigantesco vecino; 5) como herencia del gobierno anterior, un nivel de endeudamiento del orden del 45% del PBI, excesivo para un régimen de convertibilidad, que requiere un espacio fiscal holgado.

    Mi análisis era que la conjunción de los tres factores externos desfavorables era un escenario que se revertiría en un lapso de quince a veinte meses. Era impensable que tuviéramos tanta adversidad durante mucho tiempo. El problema era cómo superar la coyuntura hasta tanto el escenario internacional se tornara más amigable.

    La disciplina fiscal futura, proveniente de una reforma del sector público y de la maduración de la reforma previsional, que hacía que pagáramos dos sistemas jubilatorios simultáneos, por la propia reducción de los afiliados al reparto y la autofinanciación del sistema de capitalización, permitiría rebajar adicionalmente el déficit en 2% del PBI, lo cual durante la expansión reduciría el peso de la deuda pública.

    La clave del programa era la austeridad, cuando se debe aplicar, que es en la prosperidad.
    Se ha cuestionado mucho el “ajuste salvaje” que nuestro plan supuestamente incluía. Ese fue el factor político que determinó que el programa no haya sido aplicado. Aquí cabe una explicación precisa.
    Dado que teníamos un problema coyuntural que nos obligaba a hacer un ajuste, establecimos que ese recorte sería aplicado a los gastos ligados a la demagogia política.

    A menos que el Congreso determinara que no estaba dispuesto a ajustar por el lado de los subsidios políticos, entonces sí, automáticamente la poda se trasladaba a los gastos de la Universidad. El recorte del presupuesto universitario se concentró en el rectorado, que era el comité de Shuberoff y la Coordinadora. No se afectaba a las facultades. No había forma de no hacer un ajuste si queríamos evitar la crisis. La prueba es que tratar de evitar y postergar la corrección indujo la crisis que sobrevino diez meses más tarde.

    Finalmente, la coalición de gobierno no aceptó la reducción de gastos políticos. La realidad es que estábamos en problemas y teníamos que superar la situación en la que nos encontrábamos. Nunca propusimos −como también se dijo− rebajar jubilaciones ni salarios en ese programa. Otra gran mentira divulgada por el relato kirchnerista.

    Lamentablemente, la historia terminó dándonos la razón: corralito, default, pesificación asimétrica y devaluación, con más de 50% del país por debajo de la línea de pobreza. Perdimos la batalla, pero mantuvimos nuestras banderas en alto.





    *Ex ministro de Defensa y Economía. Fue candidato a presidente en 2003 y 2007.


    fuente: Misiones Opina http://misionesopina.com.ar/

    viernes, 6 de marzo de 2015

    Ricardo López Murphy, presidente de la Red Liberal de América Latina (RELIAL) y ex candidato presidencial argentino visita México



    Ricardo López Murphy, presidente de la Red Liberal de América Latina (RELIAL) y ex candidato presidencial argentino visita MéxicoEn días pasados, visitó México Ricardo López Murphy, presidente de la Red Liberal de América Latina (RELIAL) y ex candidato presidencial argentino. Con motivo de su visita, dictó una conferencia en el Instituto Politécnico Nacional ante la comunidad académica de la Escuela Superior de Economía (Unidad Profesional Lázaro Cárdenas).
     
    Ante maestros y alumnos del Politécnico, López Murphy habló de las perspectivas económicas de América Latina durante el presente año. Al respecto, destacó la continuada caída en el precio de las materias primas (petróleo, cobre, soya, etc.) que venden prácticamente todos los países de América Latina, por la ralentización en el crecimiento de China, principal comprador de dichas materias primas, y el encarecimiento de su economía. Esto significará una fuerte sacudida para las economías latinoamericanas, por no haberse industrializado lo suficiente.

    Ricardo Lopez Murphy alta resolucion
    López Murphy señaló que México tiene cierta oportunidad de no sufrir dicha situación, por el enorme esfuerzo que ha hecho, en los últimos veinte años, para ser un país exportador de manufacturas. Aunque México aún tiene muchos retos y reformas por delante, se ha modernizado como no lo han hecho la mayoría de los países de la región, quienes confiaron que el alto precio de las materias primas sería para siempre. López Murphy también destacó la necesidad de que México concentre más esfuerzos en el aumento de la productividad, en la innovación y en la mejora de su educación, para no fabricar sólo manufacturas, sino también diseñarlas y abordar nuevos nichos.
     

    AVisita LMurphy Auditorio IPNl final de su charla, López Murphy dialogó con investigadores, maestros y estudiantes del IPN, en relación principalmente con las oportunidades que tiene México y su diferenciación respecto a otros países de América Latina, además de las oportunidades que ofrece la reactivación del crecimiento en la economía norteamericana. Finalmente, llamó la atención a observar con detenimiento la evolución de los problemas de Grecia y Ucrania, los cuales en un eventual mal escenario, podrían colapsar a la economía europea y arrastrar tras de sí a la economía del mundo entero.

    Autor: Víctor Hugo Becerra, Coordinador de Proyecto México, Fundación Friedrich Naumann para la Libertad

    domingo, 1 de marzo de 2015

    México tendrá un mejor desempeño en los próximos años: Ricardo López Murphy en el IPN

    El ex candidato a la Presidencia de Argentina, Ricardo López Murphy.


    “En comparación con América del Sur, México tendrá un mejor desempeño en los próximos años”, aseguró el ex candidato a la Presidencia de Argentina, Ricardo López Murphy.
    El visitante extranjero dictó la conferencia “La Economía de América Latina: Reflexiones y Perspectivas para 2015”, en la Escuela Superior de Economía (ESE) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).
    Ante estudiantes, profesores e investigadores que se dieron cita en el Auditorio Lenin de la ESE, el actual presidente de la Fundación Cívico Republicana (FCR) indicó que a diferencia de la mayoría de las naciones del continente, México tiene la ventaja de no depender económicamente de commodities (materias primas o bienes primarios), cuyo alto precio fue en general mal aprovechado en América Latina.

    López Murphy indicó que en general América Latina tiene grandes problemas económicos debido a la baja productividad, por lo tanto, elevar la producción es un aspecto clave para mejorar el crecimiento. “En general, América Latina invierte poco y las exportaciones de todos los países crecieron, pero por el aumento en los precios”, afirmó.
    Ante tal panorama, el también presidente de la Red Liberal de América Latina (RELIAL) consideró que los países latinoamericanos deben incorporar la innovación a los mecanismos de competencia.
     “Ésta es la época más fuerte en materia de innovación. Estamos ante la presencia de la innovación y cambios tecnológicos más grandes de la humanidad. La tasa de crecimiento de la innovación se ha acelerado porque ésta se distribuye a casi 8 mil millones de personas y por lo tanto las innovaciones se hacen sumamente más redituables”, señaló.
    Enfatizó que otro desafío significativo e importante que es clave para fortalecer la economía de los países latinoamericanos, incluido México, es pasar del empleo informal al formal, con el propósito de incrementar la recaudación de impuestos.
    Señaló que los países no pueden centrarse únicamente en sus exportaciones y ejemplificó que se debe tener cuidado con hidrocarburos como shale gas, que actualmente está en importante apogeo.
    “Cuidado con los hidrocarburos ante los avances tecnológicos, pues la generación de tecnologías y nuevas fuentes de energía pueden anularlos; ante la innovación el desierto mexicano simplemente podría convertirse en un gran panel solar”, puntualizó.
     El economista argentino mencionó que el crecimiento de México está muy vinculado con el sector manufacturero; “el patrón de inserción de México es la manufactura, ésta se constituye como una cadena de valor que, aunque va para arriba, propicia que los trabajadores mexicanos trabajen más que los que diseñan y cobran menos”, agregó.
    Ricardo López Murphy comentó finalmente que los problemas que actualmente viven Grecia y Ucrania no son sólo de tipo geopolítico, y se debe poner cuidado en ellos, ya que pueden tener repercusiones importantes a nivel global.


    Fuente: Redacción Campus